Error

Taxidermia 2

Artículos - Taxidermia
E-mail Imprimir PDF

La taxidermia de aves está considerada por muchos como el trabajo más complejo de los que se realizan en este mundo. Y es que se necesita mucha destreza y conocimiento de la profesión para conseguir un resultado adecuado; pero cuando se consigue, el animal disecado puede considerarse una auténtica obra de arte.
Merece por tanto la pena que prestemos especial atención a la taxidermia de aves. Esperamos que todo lo comentado le resulte interesante.

LAS AVES
Como hemos dicho, el trabajo de taxidermia con aves es quizás el más complicado que existe en cuanto a naturalización de animales. Resulta necesario tener especial precaución con el animal desde el principio, puesto que su constitución es mucho más débil que la de los mamíferos, lo que supone que el riesgo de causar daños irreparables es mucho mayor.
Por otro lado, las plumas complican enormemente el trabajo del taxidermista.
En este sentido siempre se recomienda que para naturalizar un ave ésta sea ya adulta, puesto que su cuerpo y plumaje estarán "más hechos", lo que facilita el trabajo enormemente.

 

Teniendo en cuenta esto, los pasos a seguir en la taxidermia de un ave son los siguientes:
- En primer lugar habrá que "limpiar el ave": nos referimos a revisar y limpiar el pico. En aves acuáticas es preciso limpiar, además del pico, el buche y el esófago. Para la limpieza del buche se debe abrir el pico y con una pinza se extraen todos los elementos que contenga. Para otros tipos de aves debe procederse de la siguiente manera: se suspende cabeza abajo tomándolas de las extremidades, se las oprime comenzando en el pecho y se va bajando hasta el pico, con cuidado de no desordenar las plumas. Así se obliga a los alimentos ha salir por el pico.
Luego y con un algodón mojado, se deberán humedecer todas las manchas, para después frotarlas (en lo posible siguiendo la dirección del plumaje), hasta que las manchas desaparezcan totalmente. Muchas veces es necesario ayudarse con una aguja para disolver los coágulos de sangre. No es conveniente usar para esta labor jabón ni detergente, puesto que arruinan el plumaje.
- Desuello: la piel del ave es mucho más fina que la de los mamíferos, en consecuencia es mucho más fácil que al tirar alarguemos la piel mucho más de lo deseado y casi sin ser conscientes de lo que estamos haciendo.
Hay que tener en cuenta que la piel después no vuelve a su sitio, lo que significará que posteriormente habrá muchos problemas debido a la descompensación de tamaño que existirá. Para evitar futuros conflictos se recomienda que antes de extraer la piel se tomen completas medidas del animal, calcando su contorno en un papel donde las iremos anotando.
El desuelle comenzará con una incisión que deberá ir desde el ano hasta el punto en el que comienza el cuello. Conviene que el corte no sea demasiado profundo. Tras esto habrá que separar la piel y acceder a las articulaciones que unen los muslos con el cuerpo.
Poniendo mucho cuidado en los cortes que se necesitarán para desprender las alas, se saca el cuerpo de la piel, la cual quedará únicamente con el cráneo, los huesos de las alas, las patas con sus huesos y el cuello.
Podemos sacar el cráneo tirando del cuello, si bien muchas especies tienen la cabeza más grande que el cuello y debemos optar por hacer un corte en la piel, detrás de la cabeza y sacarlo por arriba.
-E cuerpo se limpia el craneo y se rellena de arclilla, para después dejarlo en su ubicación El cuerpo suele recrearse con viruta de madera (hay quien lo hace con algodón o lana), la cual deberá moldearse hasta conseguir un tamaño y diseño al original del ave. Para conseguirlo la viruta debera ir atandose con hilo
Este "cuerpo artificial" se reviste con la piel antes curtida. Tras esto, se alambran las alas, las patas, la cola y la cabeza(habitualmente por ese orden). Se trata de crear algo así como un esqueleto de alambre que nos dé la consistencia y firmeza que necesitamos. Para ello utilizaremos alambre galvanizadl, el cual previene la oxidacion y de un grosor adecuado al tamaño del animal.

El paso siguiente será el de coser el ave y cuando se finalice esta tarea, se moldea y acentúan los rasgos faciales con arcilla, utilizando para ello las cuencas de los ojos y de la boca
El aspecto final deberá presentarse con ojos de cristal que deberán ser del mismo tamaño y color que los originales. Este punto deberá cuidarse al extremo puesto que es sin duda lo que mas puede resaltar en el resultado final del trabajo; no conviene por tanto que se escatime en la calidad de este pequeño "adorno". Curtido: conviene limpiar toda la materia orgánica que haya podido quedar en la piel. La limpieza debe ser muy meticulosa, poniendo especial cuidado de eliminar toda la grasa que pueda tener esta piel, pero sin dañarla (recordamos que se trata de una piel muy fina).
Se utilizan materiales como la cal, la sal, jabones, champús…poniendo muchísimo cuidado en el secado para evitar que quede el más mínimo signo de humedad.
Acabado: para muchos es aquí donde realmente comienza el trabajo del "artista". En muchas ocasiones resulta necesaria la recolocación de todas las plumas, una a una, una labor sin duda complicada puesto que será necesario ir situándolas en su ubicación original para que conserve la línea intacta que el ave tenía en vida. Ni que decir tiene que también resultará importante colocar al animal en su entorno natural, recreando el hábitat del ave en cuestión (aqui entra en el juego el conocimiento del taxidermista y la colaboración con el cazador que ha encargado el trabajo, con el fin de presentar al animal de la forma más natural posible). Para conseguir el acabado más realista del trabajo siempre se recomienda contar con fotos del animal que nos permita comprobar sus caracteristicas y de su entorno
CONSEJOS PARA EL CAZADOR
Al igual que al hablar de los mamíferos expusimos toda una serie de consejos a tener en cuenta para facilitar el trabajo del taxidermista y conseguuir el resultado ideal que buscamos, en el tema de las aves deberán tenerse en consideración unas pequeñas "normas" que nos permitirán conseguir los resultados ansiados. Las más importantes son:
- No eviscere el animal
- No lleve las aves colgada
- Resulta recomendable
abajo, en un cucurucho de papel a ser posible (poniendo cuidado en acomodar bien las plumas).
- Evite que su perro juegue con la captura o que se recree al cogerla y llevarsela
- Nunca la guarde en una bolsa de plástico.
- Si tenemos oportunidad,recomendable guardar la captura en frío hasta entregarla al taxidermista.
- Siempre que le resulte posible, convendrá colocar algodón en las partes que sangren, para
evitar manchar las plumas.
- Tenga en cuenta que para disecar un ave resulta preferible que esta sea adulta

Usted mismo podrá valorar de manera aproximada si un ave es o no apta para ser disecada. Para elo haga un pequeño experimento: tire de las plumas del abdomen suavemente, si éstas se desprenden facilmente la pieza es casi irrecuperable, no merece la pena llevarla a un taxidermista.

CONSEJOS DE CONSERVACIÓN
Si queremos que nuestra ave naturalizada presente en su mejor aspecto por mucho tiempo, convendra tener en cuenta unos consejos básicos de conservación:
- Las plumas son muy delicadas y especialmente sensibles al polvo y a la suciedad, por lo que convendrá aislarlas de estos elementos lo mejor posible. En este sentido el uso de vitrinas es mucho mas que recomendable.
- En cuanto a la limpieza, convendrá limpiarlas con un plumero, siempre a favor de la pluma. Para las patas y los picos utilizaremos un trapo humedo
- Prestar especial atención a la humedad, teniendo en cuenta que la humedad provoca moho. Si el lugar reservado para su trofeo puede presentar humedad, debera hacerse con un buen deshumidificador.
- Busque ambientes donde la temperatura sea constante.

- Nunca le exponga directamente a la luz del sol.

CRÁNEOS
Una de las tareas más habituales del taxidermista es la preparacion de craneos como trofeo.
Aunque labor puede ser de menor entidad que la naturalización de un animal completo, también requiere de una serie de pasos que deberán realizarse con el mayor de los cuidados para conseguir un buen resultado. Se comienza por limpiar el cráneo de toda la carne, para ello se cuece la cabeza y cuando la carne esté blanda se descarna , dejando la parte ósea completamente limpia de cualquier resto orgánico.

Para blanquear, mientras el hueso está caliente, se riega con agua oxigenada, poniendo especial atención en que no quede ningún resto de grasa puesto que si es así con el tiempo el hueso tenderá a amarillear estropeando la estética del trabajo realizado.

Tras blanquear el hueso se procederá a secarlo correctamente para despues lijarlo. El lijado debe ser también un trabajo muy meticuloso, en el que se comienza con una lija gruesa para ir a otras mámejor sea el lijado, mejor será el pulido de la pieza y el resultado final del trabajo.

El siguiente paso es, por tanto, el del pulido, para el cual necesitaremos pastas y grasas de pulir. Tras el pulido, se abrillanta con algodón.
Por último se procede a su montaje, que podrá realizarse de dos formas:
- De frontal: cortando el cráneo en su base
- De cráneo: colocando el cráneo entero.
En cualquiera de los casos se colocará en una tabla que estara ya preparada y en la que suele colocarse una placa con la fecha de la captura.
COLMILLOS
Aunque menos habitualmente que los craneos, los colmillos son otra piezas que llegan al estudio del taxidermista.
Para trabajarlos es necesario separarlos de la cabeza, para lo cual habrá que ponerla a cocer para despues extraer los colmillos cortando las mandíbulas y tirando de ellos (siempre empujando en sentido contrario a su forma natural de crecimiento). Algunos taxidermistas utilizan el método de la maceración, que consiste en meter la cabeza en agua y esperar su descomposicion, momento en el que se tira del colmillo y saldrá con cierta facilidad. El problema de esta técnica es que requiere de mucho más tiempo y suele desprender un olor realmente malo.

Tras su extracción hay que limpiar bien los colmillos y secarlos concienzudamente
Después se rellenan para evitar que al dilatar o contraer se rajen o surjan las temidas aberturas.
Convendrá tener en cuenta el uso de los "casquillos", estos son abrazaderas que se colocan a lo largo del cuerno dejando espacio entre ellos y que sirven para que no se abra. Pueden ser de alpaca, de plata o de oro.
Comentarios (1)Add Comment
admin
Para resolver sus preguntas sobre el tema.
escrito por Ivan Takahashi Bancovitch , mayo 03, 2009
Amigos, los invito a que participen con sus preguntas en la seccion de taxidermia y fauna del foro de esta web. Ahi Luiz Henrique Amaral, excelente biologo y taxidermista brasilero podra responder todas las preguntas referidas al tema

saludos,
Reporte el abuso
Voto negativo
Voto positivo
Votos: +3

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy